Francesc Artigau + Santi Santamaría

Los postres de Santi

Este bodegón no es ninguna invención: sólo las dos cabezas de señora que dan ese punto de equilibrio al cuadro y el fondo azul forman parte de la imaginación del pintor Francesc Artigau. Por lo demás, todo es real: el color de la superficie de la mesa, la vajilla especialmente diseñada por Santi Santamaría para su restaurante “El Racó de Can Fabes”, y todo lo que sobre ella está, como las berenjenas confitadas, la piña asada a la vainilla, los helados de menta, limón y regaliz, los buñuelos de chocolate con sorbete de coco, el babá, la ensalada de frutas, las tejas de pimiento, vainilla, chocolate y cítricos, y los “petits fours” de macarrón, pasta de fruta de la pasión, turrón, pasta de chocolate, cake de pistacho y los nouguts caramelizados.

El pintor Artigau fue componiendo cada postre a medida que Santamaría, propietario del restaurante de Sant Celoni portador de tres estrellas Michelín , presentaba el plato en la mesa.

Sueño de un cocinero el de retratar sus obras, pues su arte es tan efímero y breve que sólo vive en el recuerdo de quien lo degustó. El “príncipe renacentista” –así lo calificó Artigau– ordenaba matizar tonos y texturas en la obra real –elaborada por Olivier, el especialista en pastelería– y en la pictórica. Sólo cambió su batuta por el pincel para adornar con unas hojas de menta o terminar los “petits fours”. Y ahí está. Un bodegón de postres elevado a la categoría de contemplación. ¿Por qué postres? Como dulce regalo al dolor ajeno.

12_Artigau_Santamaria from MENCOA on Vimeo.